¿Es incompatible la cultura del esfuerzo con el estado de bienestar?

Últimamente son muchos los padres que piensan que sus hijos no aguantan la presión ni realizan el esfuerzo de estudiar como ellos hacían.

Me preguntan que si nosotros, después de 27 años ayudando en Biblos, también lo hemos notado.

Haciendo reflexión en ello, quizás leven razón, no hemos sabido transmitir a las generaciones más jóvenes que hay que luchar por una realización plena, donde haya un equilibrio entre el trabajo y las demás actividades. Donde lo mejor que nos puede pasar es que el trabajo forme parte de nuestros intereses y nos sintamos realizados haciéndolo. Pero aún así, supone un esfuerzo y ahí es donde radica parte de esa realización de vida. Pues sin un esfuerzo y lucha cada día por mejorar, por entregarnos a los demás, por vencer la apatía… solo detrás de todo esto está el verdadero sentido y el mejor bienestar.

Quizás no hemos sabido transmitir que la verdadera felicidad es un camino, cuyo éxito sólo se encuentra al final. Que la felicidad es una opción en la vida, independientemente de otros muchos factores. Todo esto habría que transmitírselo a las nuevas generaciones para que le encuentren sentido al esfuerzo diario, a aprender por saber, por su realización como persona.

Todos estamos en ese camino, ¡¡¡sepamos transmitirlo!!!